lunes, junio 06, 2011

Philips Sonicare Easyclean, la alternativa de Philips para la completa higiene bucal





Después de mucho tiempo sin escribir nada en el blog ya iba siendo hora de hacerlo y me parece una muy buena oportunidad utilizarlo para hablaros del proyecto de Trnd en el que estoy participando.

Para el que no lo sepa Trnd es una comunidad web donde los que participamos tenemos la posibilidad de probar nuevos productos y colaborar en el conocimiento y opinión de los mismos para su futuro desarrollo.

Una vez comentado esto os voy a hablar del proyecto de Philips Sonicare, en este caso el que estoy probando es el easyclean 500 series. Se trata de un cepillo de dientes eléctrico que utiliza un sistema sónico patentado que dirige el líquido entre los dientes y a lo largo de las encias. Pero no os voy a dar la información que podéis obtener de la web, os voy a contar mi experiencia después de un par de semanas usándolo.


Comentaros que en primer lugar da una sensación de ser un cepillo excesivamente grande. Más que grande, largo. No tiene un cabezal circular como la inmensa mayoría de los eléctricos, sino un cabezal como los cepillos de dientes de toda la vida, eso si, algo largo.

En los primeros usos se hace raro. Si debo decir que pensaba que sería algo duro con las encías y pensé que podría hacerme algo de daño, pero no, para nada, lo cual es algo importante a tener en cuenta. Si es cierto que hace bastante cosquillas al principio, sobretodo si te toca en los labios, pero bueno, nada a lo que no te puedas acostumbrar.

El hecho de que el cabezal tenga un cuello largo como comenté hace que el acceso a la zona de las muelas sea bastante fácil.

Otro punto a destacar en él es que tiene unas funciones que te van avisando de cuando debes de cambiar de zona de la boca para llegar al mínimo recomendado por los dentistas de cepillado que son dos minutos. Da un pitido para cambiar de sector de la boca que te recomiendan que son 4, cara externa dientes superiores, cara interna, después cara externa dientes inferiores y finalmente la cara interna. Como decía, cada 30 segundos da un pitido y hace un pequeño parón de menos de un segundo para que hagas el cambio.

Otra de las características que cuentan es que durante los primeros 14 usos va aumentando la potencia pero yo es un aspecto que es verdad que no he notado mucho. Si se aprecia pero no hay gran diferencia.

Y lo más importante, lo que más interesa, el resultado. En esto si que tengo que decir que se nota, y mucho. Es una diferencia bastante importante con respecto al cepillado manual y se aprecia una limpieza y suavidad en los dientes muy importante.

Como conclusión, totalmente recomendable. Para quien no se haya aventurado nunca a probar un cepillo eléctrico es una alternativa bastante buena esta de Philips.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal